A través de un comunicado, el organismo liderado por Estela de Carlotto manifestó: “La Conferencia Episcopal Argentina presentó un protocolo restringido para el acceso a los archivos relacionados con la dictadura” y remarcó: “Dieron a conocer un protocolo restringido de acceso a los archivos referidos a la última dictadura militar que guarda la Iglesia Católica, bajo el título de “Material archivístico relativo a los acontecimientos argentinos (1976-1983)”.

Se explicó que “si bien la desclasificación de estos archivos es un reclamo histórico de los organismos de derechos humanos y, luego de muchos años, lentamente se está avanzando, consideramos que el protocolo presentado por la CEA es excesivamente restrictivo: sólo se limita a permitir el acceso a la información a cada víctima o familiar de desaparecidos respecto de su caso particular”.

“Además, cada solicitud estará sujeta a la aprobación del Secretario General de la Conferencia Episcopal, quien podrá rechazar la petición o seleccionar, conforme a su propio criterio, lo que es o no pertinente divulgar” asegura el documento. 

En ese sentido, afirman que “sólo se dará información por goteo a cada familiar respecto de su caso puntual, previo filtro de la CEA, con lo cual tampoco se dará cuenta de la información vinculada a la intervención global que los miembros de la Iglesia han tenido durante la última dictadura cívico -militar. Tampoco se prevé en este protocolo que tengan acceso a esos datos los organismos de derechos humanos ni investigadores ni periodistas”.

En el final del comunicado, Abuelas manifestaron: “Esperamos que la Iglesia Católica revea las restricciones anunciadas para contribuir con la construcción de Memoria, Verdad y Justicia que reclama la sociedad argentina”.