El 48% de los estadounidenses está de acuerdo con que se inicie un proceso de destitución o “impeachment” contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra el 41% que se opone, según una encuesta publicada por el instituto demoscópico Public Policy Polling.

De iniciarse el proceso, sería el tercer mandatario en la historia de Estados Unidos que se somete a un juicio político, luego de que los presidentes Andrew Johnson (1819-183) y Bill Clinton (1993-2001) atravesaran ese procedimiento, en el que ambos salieron absueltos.

Un tercer presidente, Richard Nixon, (1969-1974), renunció a su cargo antes de que el Congreso aprobara el impeachment.

La Constitución de Estados Unidos, en su artículo primero, establece que los altos funcionarios pueden ser juzgados por mandato de la Cámara de Representantes, que necesita de la mayoría simple (la mitad más uno) para iniciar el proceso.

Posteriormente, el Senado se encarga de llevar a cabo el juicio, en el que se necesita el respaldo de los dos tercios de la Cámara Alta para condenar al acusado, que puede ser destituido y inhabilitado para desempeñar cargos públicos, algo que nunca ha ocurrido en la historia estadounidense.