La justicia penal de La Plata investiga la muerte por envenenamiento de perros en la localidad y si efectivamente algunos vecinos del lugar sufrieron intoxicaciones, informó una fuente oficial.

Ignacio Correas es un pueblo que apenas supera los 300 habitantes. Se encuentra a sólo 19 kilómetros de la ciudad de La Plata y en los últimos días acaparó la atención por un hecho aberrante: en un lapso de siete meses murieron más de 200 perros por envenenamiento y ya aparecieron las primeras intoxicaciones en algunos de los habitantes del lugar.

De tres personas que habrían tenido contacto con el veneno, una sola recibió atención hospitalaria y se le practicarán análisis para determinar si padeció un cuadro de intoxicación.

Las investigaciones aún no han podido ubicar a los autores de ese delito a pesar de una serie de procedimientos y diligencias que se vienen realizando desde hace meses.

“En noviembre del año pasado se denunciaron las primeras muertes de mascotas” lo que motivó la inmediata intervención de la justicia y la policía, dijo a Télam la titular de la UFI 7, Virginia Bravo.

“A pesar de que por los medios se hable de cifras importantes, nosotros no tenemos hasta ahora un registro fehaciente de los perros que habrían sido envenenados porque lo que hemos recolectado es información parcial de algunos denunciantes que perdieron sus mascotas”, aseguró.

Según vecinos de Ignacio Correas, la tarea de calcular la cantidad de animales envenenados no es fácil porque no sólo han muerto algunas de sus mascotas sino también han aparecido perros envenenados en la zona rural pegada al pueblo.

El problema alcanzó a liebres, gatos y hasta caballos de la zona rural, que también perdieron la vida.

Foto publicada por el portal Infobae