El grupo de trabajo  de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ratificó sus cuestionamientos por la “detención arbitraria” de Milagro Sala. Además, planteó objeciones sobre el decreto para expulsar a los extranjeros que delinquen.

Luego de una semana de evaluación, reuniones con autoridades y visitas a diferentes cárceles de la Argentina, el grupo de trabajo sobre Detención Arbitraria expresó que “sigue vigente” su evaluación sobre la situación de la líder de la Tupac Amaru en Jujuy y transmitió al Poder Ejecutivo sus consejos para abordar el tema.

En una conferencia de prensa, los delegados de este equipo de la ONU, Elina Steinerte y Roland Adjovi, explicaron que antes de evaluar la situación se reunieron en Jujuy con las autoridades políticas y judiciales y con Milagro Sala. Luego de ello, ratificaron el informe emitido el año pasado, que ahora será elevado al consejo de derechos humanos de la ONU.

“Confiamos y no​ ​dudamos de la buena voluntad del Gobierno argentino de escuchar nuestra recomendación, ya que fue el propio Gobierno el que nos invitó a esta visita”, dijo Adjovi.

Al mismo tiempo, los delegados que visitaron el país plantearon un duro cuestionamiento al Decreto 70/2017 que permite la detención y expulsión de inmigrantes que hayan cometido delitos. “La detención de inmigrantes debe ser excepcional y puede justificarse únicamente si persigue un fin legítimo. Es proporcional, además de necesaria, y cuenta con el control judicial apropiado”, evaluaron los funcionarios de la ONU.

El grupo de trabajo lamentó la adopción de ese decreto y pidió a la Casa Rosada que revise su implementación.