La Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció en la localidad de Ramallo un plan de 80 obras viales, rutas y pavimento que contemplan una inversión de 16.000 millones de pesos para desarrollar a lo largo del año, y garantizó que, “esta vez, en serio, las obras son de verdad”.

El plan -que será financiado en parte con fondos provinciales y con créditos de organismos internacionales, como el BID- incluye la repavimentación de 900 kilómetros de rutas, la rehabilitación de 1.800 kilómetros de calzada y la reconstrucción de puentes dañados por las recientes inundaciones.

“Ya hablar de plan vial en la provincia es un cambio porque siempre estuvo el reclamo de la inversión en infraestructura”, afirmó Vidal, y añadió que “este plan llegó para quedarse”.

En ese marco recordó que los trabajos en infraestructura de su gestión en el distrito arrancaron “desde muy abajo”, aunque “diciéndoles la verdad”, tras lo cual subrayó que, “esta vez, es en serio, las obras son de verdad”, y “se empiezan y se terminan, como dice el presidente (Mauricio Macri)”.

“Queremos que no se pierdan más vidas, que la producción pueda transitar, queremos conectar pueblos y ciudades, restaurar puentes y alcantarillas”, enfatizó Vidal, quien auguró que, de esta forma “los vecinos van a estar más tranquilos”.

Detalló que 600 de los 900 kilómetros de rutas contemplados en el plan ya se encuentran en ejecución, y añadió que “no es algo que vamos a hacer, sino que son máquinas que ya están trabajando en estas obras fundamentales”.

“En ocho años, la provincia podrá tener rutas en condiciones. Es un logro de todos porque esto no lo hace un presidente, una gobernadora ni un intendente; esto lo hacemos entre todos. La gente de esta provincia, que todavía duele, nunca se dio por vencida y sigue peleando por ponerla de pie. La voluntad de seguir reclamando lo que la provincia se merece será lo que nos haga salir adelante entre todos”, finalizó la gobernadora.

Entre el listado de trabajos que se encararán, desde el Gobierno bonaerense detallaron los del Corredor Vial del Atlántico, que contempla un plazo de ejecución de tres años; la repavimentación de 900 kilómetros de ruta, 600 de ellos actualmente en ejecución; la señalización e iluminación; y mejoras en caminos y accesos, como por ejemplo al Puerto de Quequén.

Además, se rehabilitarán 1800 kilómetros de calzada en 40 rutas que atraviesan 70 municipios; se construirán puentes y alcantarillas dañados por las inundaciones que sufrió la provincia en distintos distritos (por ejemplo, se reemplazará el puente ubicado sobre el Arroyo Pillahuinco, en la Ruta Provincial 85, que une los municipios de Coronel Pringles y Coronel Suárez).